Tratamientos

Cirugía Oral e Implantes

¿Qué ocurre cuándo no es posible salvar un diente? Una vez se decide que un diente no se puede reconstruir o que el riesgo de mantenerlo en boca es mayor que el beneficio, se procede a la extracción dentaria. Ésta puede estar indicada por muchas causas, desde caries muy extensas o dientes con una movilidad muy acusada, hasta indicaciones ortodóncicas por falta de espacio o muelas del juicio.

La extracción dentaria puede ser simple o compleja, dependiendo de las condiciones del diente, y una vez extraído, al existir un espacio en una cavidad tan pequeña, se suelen observar múltiples consecuencias, como el desplazamiento de otros dientes a dicho espacio, cambios en la mordida, acúmulo de comida, desarrollo de caries y bolsas periodontales en los dientes adyacentes al espacio, por nombrar algunas de ellas, por ello es fundamental, una vez pasado el período de cicatrización, reponer esa pieza ya sea mediante implantes dentales o prótesis.

El implante dental, comúnmente llamado «tornillo», es una pieza especialmente tratada o mecanizada de titanio, uno de los materiales más biocompatibles que existen, que se coloca en el hueso, para posteriormente atornillar o cementar, mediante los aditamentos adecuados, una corona con una anatomía dental hecha a medida.

Dependiendo del número de dientes que falten, será necesario colocar uno o varios implantes y diseñar la rehabilitación posterior conforme al número de piezas a sustituir.

Implantes ¿Qué son?

Los implantes son sustitutos artificiales de la raíz del diente que se fijan al hueso de la encía, se fabrican en titanio y son biocompatibles, Sobre ellos se incrustan las prótesis dentales o coronas, que son las sustitutas artificiales de los propios dientes, y que están fabricadas en cerámica o circonio, ofreciendo una gran resistencia.

Actualmente es la técnica más avanzada y efectiva que existe para sustituir la perdida de dientes naturales.

¿Qué cuidados necesito?

En la mayor parte de los casos , casi el  95%  no aparecen molestias ni dolor. Normalmente después de la intervención, aconsejaremos al paciente que se tome un Antiflamatorio de manera preventiva.El hecho de no cortar la encía, no levantara, ni dar puntos, hace que no exista inflamación ni sangrado y por tanto el paciente no tiene dolor.

El procedimiento

Tras una primera fase de estudio en la que se determina el tratamiento optimo, tanto a nivel quirúrgico como económico, se procede a realizar una cirugía para insertar el implante o implantes en el hueso.

El resultado

Tras un periodo de tiempo adecuado para favorecer la integración del implante en el hueso (osteointegración), se procede a la inserción de las prótesis sobre el implante finalizando el proceso.